« ver todas las noticias

Presentación del libro de Ángel Peralta en Roquetas de Mar

22/02/2013

Ángel Peralta - Ayto Roquetas

ANGEL PERALTA: “CORTAR UN RABO EN LA MAESTRANZA DE SEVILLA, EMOCIONA A CUALQUIERA”

El rejoneador de 88 años presentó su ultimo libro en la sala Juan Ibañez de la plaza de toros de Roquetas de Mar

Ángel Peralta, uno de los rejoneadores españoles que conforma la historia de la tauromaquia en España estuvo el pasado jueves en Roquetas de Mar para presentar su libro ‘El mundo del caballo y del toro, a cielo abierto’ y luego también habló de su extensa vida. El acto que tuvo lugar en la sala Juan Ibáñez de la Plaza de Toros contó con la presencia del alcalde, Gabriel Amat y de la primer teniente de alcalde, Eloisa Cabrera.

El jueves precisamente se cumplían 70 años de la alternativa de Ángel Peralta. El rejoneador que cuenta con 88 años explicó que “este libro es el resultado de mis reflexiones sobre los triunfos y fracasos de mi vida”. Peralta, que estuvo arropado por aficionados al mundo del toro, se mostró muy feliz de estar en Roquetas de Mar para hablar de su vida. “En las páginas de mi libro explico como nació el toreo a caballo”, dijo.

Peralta también hizo referencia a su libro anterior titulado ‘La sabiduría de un Jinete. Cabriolas de mi mente’ donde este genio del rejoneo expone la profundidad de sus vivencias personales a lo largo de su trayectoria profesional y personal en el mundo del toreo, el rejoneo y sobre todo el mundo ecuestre y todo lo que lo rodea. Los textos que componen dicha obra son más que reflexiones de un hombre de campo que ha transmitido su pasión de generación en generación, son experiencias de las que emanan fuerza y sabiduría.

CHARLA CON BENJAMIN HERNANDEZ

A preguntas del periodista taurino Benjamín Hernández Montanari, el legendario rejoneador sevillano fue haciendo un repaso de su vida. “Los enemigos sirven para superarnos, para aprender y los amigos nos sirven para compartir los triunfos. Pero los amigos no te enseñan nada, porque todo lo que haces les parece bien. Yo sacaba cosas raras cada día como los estribos plateados, cambié el hierro de los bocados por acero inoxidable, quité el moteado de la montura y transformé las banderillas cortas a dos manos e inventé las rosas”, explicó.

Peralta también habló de su caballo más famoso llamado Cabriola que aparecía en la película junto a Marisol y que murió en la plaza de Alicante en 1965 después de recibir una cornada en el pecho. “Este caballo me lo regalo el cantante mexicano Antonio Aguilar. En la plaza de Alicante, tras concluir la película, el albero no estaba bien, resbaló y el toro le atraviesa el corazón. Aquel caballo murió en el acto. Habré matado unos 6.000 toros pero aquel toro lo maté de forma diferente. Me enfadé con el toro y lo maté con una agresividad tremenda”.

Este rejoneador que ya forma parte de la historia del toreo en España batió en 1971 un record de actuaciones en una temporada con 126 corridas e incluso cortó un rabo en la Maestranza de Sevilla, siendo el único hasta hoy que lo haya hecho en esa plaza. “Tuve muchas tardes buenas en mi vida, pero esa tarde fue emocionante porque cortar un rabo en Sevilla emociona a cualquiera”.

Peralta también fue una estrella del cine en los años 50 y 60. “Nunca me creí un actor de cine, pero me ilusionó mucho porque era una novedad. Recuerdo a Marisol, una niña entonces muy simpática y graciosa”. Por su finca han pasado artistas de la talla de Ava Gardner, Geraldine Chaplin, Bo Derek y hasta Paz Vega, con su padre Campito, que fue banderillero de su cuadrilla.

“Bo Derek ya montaba a caballo en su país, y la tuve un mes en mi casa para aprendiera bien”, recuerda Peralta, que también desveló en Roquetas que con Ava Gadner no hubo idilio. “Un día después de una corrida quedé en recogerla e irme con ella al hotel. Llego al hotel y subo a su habitación. Empezamos a tontear, hasta que consigo desnudarla, la meto en la cama. Cuando vio ella que yo estaba preparado, le dije que se me había olvidado que mis amigos me estaban esperando y la dejé en la cama. Fue una gran lección la que le di”.